lunes, 17 de octubre de 2011

Nos van conociendo... ¡bien!


Estas son mis chicas, mis compañeras de Formación, y Amigas.  Ojalá que pronto se nos conozca, ojalá que llegue el día en que la mujer que así lo desee pueda vivir su embarazo y parir con la compañía de su Doula. Ojalá en este país, los poderes públicos también lo entiendan algún día y faciliten se cumpla esta realidad.
En ello estamos.  Gracias Regi, gracias Alicia.
Con Amor.
http://doulasalicante.blogspot.com/2011/10/poco-poco-conociendo-la-figura-de-la.html

domingo, 9 de octubre de 2011

Epidural... ¡no, gracias!



Sigo creyendo que hasta que las mujeres no recobren la confianza en ellas mismas, en su cuerpo de madre mamífera, en su capacidad para parir... noticias como estas me seguirán produciendo un efecto rebote. Lo lamento, pero no puedo evitarlo... (Respetando las opciones personales, no así la información  breve y poco certera que se ofrece -en general- sobre lo que es el proceso del parto). Ojalá este hospital comience a ofrecer y a efectuar cambios reales y necesarios en nuestra Comunidad.

El 71,7 por ciento de las embarazadas plantea pedir anestesia epidural para el parto, el 12 por ciento la rechaza y un 16,3 por ciento no ha contestado a una encuesta realizada por los Servicios de Obstetricia y de Anestesiología del Departamento de Salud de Manises (Valencia), para conocer el grado de información del que disponen las futuras madres y sus preferencias en cuanto a parto natural y anestesia epidural.
Pese a que la gran mayoría de parturientas opta por este tipo de anestesia, un 55 por ciento de las encuestadas considera que la información al respecto es "insuficiente", según ha informado la Generalitat en un comunicado.
Con el objetivo de subsanar esta deficiencia de información, el Departamento de Salud de Manises organiza jornadas de información para embarazadas y evalúa estas sesiones a través de una encuesta de satisfacción.
De las 210 mujeres asistentes a las jornadas, 142 han participado en esta encuesta, de las que el 83,8 por ciento se encontraba en su primer embarazo. Para el 94,36 por ciento de las encuestadas, las jornadas organizadas por el Hospital de Manises han servido para resolver bien o muy bien sus dudas respecto a la anestesia epidural.
Tras la incertidumbre respecto al parto, las siguientes inquietudes de las mujeres embarazadas atañen a los trámites a realizar tras el nacimiento del bebé y las prestaciones y ayudas existentes. Todas estas cuestiones también quedan resueltas a través de la información aportada a las mujeres embarazadas en las jornadas formativas realizadas por el centro sanitario con apoyo de Infodona, según la misma fuente.
El Hospital de Manises garantiza anestesia epidural las 24 horas durante los 365 días. En lo que va de año, de los 746 nacimientos registrados en este centro, 517 han contado con anestesia epidural, lo que supone que un 81 por ciento de las mujeres que han dado a luz en el centro la han solicitado. Además, el hospital tiene en marcha un Programa de Parto personalizado por el que cada mujer decide, junto con el equipo de Ginecología y Obstetricia del Hospital, su plan de parto.

lunes, 3 de octubre de 2011

Cuestión de imagen


Ayer se celebró en mi ciudad la Fiesta de la Lactancia, 

http://www.elperiodic.com/valencia/noticias/138936_madres-dando-pecho-conjuntamente-hijos.html


Han sido unas horas de mucho alborozo, de actividades para los niños, de juegos, danzas. Acudieron muchas madres con sus hijos e hijas, con las abuelas y  abuelos de sus criaturas, amigos, acompañantes…Como en los  cuatro últimos años, allí estuve con Sina, el grupo de apoyo a la lactancia materna donde realizo mi voluntariado y del cual soy socia. Con mis hijas y con mis nietos.

Este año se ha sobrepasado el número de madres que han acudido a  las convocatorias anteriores para dar de mamar a sus hijos. Han sido las 422 madres amamantadoras.

“Casualmente” me encontré con una compañera de trabajo que hacía años no veía. Estaba con su hija y con su nieta, una bebita de pocos meses. Charlando sobre nuestras vidas le comenté que ahora era Doula, y como era de esperar ella no sabía qué era una Doula. Pero su hija sí lo sabía. Se mostró sorprendida… según ella, yo no daba la imagen… Me mostré confusa, pues yo iba vestida con unos vaqueros y una camiseta con el logo de Sina, unos pendientes de plata colgantes, y un reloj de bisutería.  No sé qué imagen tendrá que tener una Doula… y le pregunté, claro, no me iba a quedar con la duda.

La chica me dijo que ella había contactado con tres Doulas durante el embarazo de su hija, pero que tenían un aspecto muy hippie, con faldas largas, pantalones bombachos, con melenas desarregladas, con tatuajes…  las tres eran vegetarianas y una de ellas, budista. Estaban a favor del parto en casa,  de la lactancia y del colecho prolongado, en contra de la escolarización … Dos de ellas vivían en el campo… Me dijo que no le “encajó” ninguna de las tres, pues para su manera de ser las ideas de estas chicas estaban muy alejadas de su realidad. Me dijo que ella pensaba que una Doula era una persona más accesible, más “normal”. Finalmente no encontró a alguien con quien compartir sus inquietudes, miedos y dudas. Y lo lamentó.

Le dije que, partiendo de la base de que todo el mundo es “normal”,  tres mujeres no son la representación de todas las Doulas que somos.  Que yo también estoy a favor de la lactancia materna, del colecho… pero que las ideas de cada persona no interfieren en las mías, y viceversa.

No sé hasta qué punto ser y dar una imagen tan… alternativa, por definirlo de alguna manera,  aleja más que acerca, pero de ser así, lo único que se consigue es apartar a una parte de mujeres y acceder solamente a las del mismo pensamiento. Cada cual es como es y creo que todas llegamos a donde hemos de llegar, pero que se juzgue a un colectivo (tenemos el feo defecto de juzgar por las apariencias) por la imagen que puedan dar unas cuantas, no me parece correcto.

Porque como en todas las profesiones, y esta no es menos, cada persona se manifiesta arreglo a su personalidad. Y para ello está la variación y el derecho a elección. Es bueno que haya Doulas más hippies para que puedan acercarse a las mujeres más alternativas, de la misma forma que estamos el resto para acceder a  las demás. Y que se nos conozca como somos es tarea nuestra, para que no se quede ninguna mujer que lo requiera sin su Doula de acompañamiento.