martes, 27 de diciembre de 2011

Curso de Capacitación Asesoras Lactancia



CURSO DE CAPACITACIÓN PARA ASESORAS EN LACTANCIA MATERNA - Nivel 1 (14h)

Fecha: 28 y 29 Enero 2012
Horario: Sábado 10h a 14h  y 15h30-19h30, Domingo 9h30 a 13h30 y 15h a 17h
Lugar: Espacio Luna Roja - Villena (Alicante) www.espaciolunaroja.es
Información y reserva: 630.456.473/ 661.124.697 - info@laclinicadelalactancia,es
Coste: 120€/persona. Se admiten niños lactantes siempre que se pueda mantener el nivel de atención de la clase.
Asistencia mínima: 5 personas


Programa:

1. ASPECTOS MÉDICOS Y FISIOLÓGICOS (3h)
- Anatomía y fisiología de la glándula
- Riesgos da la Lactancia Artificial
- Alimentación de la madre lactante
- Contraindicaciones de la Lactancia Materna
- Medicación y lactancia

2. INICIO DE LA LACTANCIA (3h)
- Importancia del parto
- Contacto precoz y primera toma
- Agarre, frecuencia, duración, posiciones, posturas, TNT
- Patrones de succión y deglución/anomalías
- Producción de leche, curvas de peso y patrones de crecimiento
- Situaciones del bebe (estados, rechazo del pecho, brotes de crecimiento)

3. POSIBLES DIFICULTADES, PREVENCIÓN Y RESOLLUCIÓN (2h)
- Situaciones del bebe: anquiloglosia, macro y micrognatia, síndrome de Down, híper e hipotonía, bajo peso, ictericia, labio leporino y fisura palatina
- Situaciones de la madre: dolor, grietas, ingurgitación, tipos de pezones, pezoneras, obstrucciones, mastitis, abscesos, isquemia, punto blanco, infecciones
- Recursos

4. LM Y SITUACIONES ESPECIALES (3h)
- LM y prematuridad, hospitalización
- LM y múltiples
- Suplementación, relactación e inducción
- Extracción y conservación de la leche materna
- LM en embarazo. Tándem

5. ASPECTOS CULTURALES, LABORALES Y ANTROPOLÓGICOS (3h)
- Mitos y mentiras
- Consejería: estrategias y técnicas relacionales de las asesoras

La parte teórica irá complementada con ejercicios y parte práctica.
Se entregará certificado de asistencia.

http://www.laclinicadelalactancia.es/#!agenda-de-actividades

martes, 20 de diciembre de 2011

Felices Fiestas


Ama.
Respira,
Vive. Sueña.
Sé natural. Sé feliz
sin depender de nada,
ni de nadie. No prohíbas,
ni niegues nada. Realiza tu
sueño. Busca tu destino. Confía.
Siente con el corazón. Libérate. Goza.
Sonríe. Cuida tu cuerpo. No controles. Cree
en la magia. Ocúpate. No critiques, ni condenes.
Vuélvete creativa. Confía en ti misma. Ocúpate. Ríe
Ahoga la rutina.  Ora. Eleva tu energía. Vive sin miedos.
Estate atenta. No te pre-ocupes.  Sé sencilla. No dividas.
Vence la tristeza.  Sé honesta.  Vive el presente.  Enamórate.
Celebra. Siente el silencio. Acepta los cambios. Usa la conciencia.
Sorprende.  No hagas daño.  Relájate. No reprimas lo que sientes.
 Abre la mente.  Interpreta tus sueños. Medita. Supera las pruebas. Llora
Envía un mensaje. Regala. Amanece riendo. Respira profundo.
Mira a los ojos. Aprende. No guardes rencor. Sé agradecida. Destierra la envidia.  Exprésate.  Siente el misterio.  Prende una vela. Usa la alquimia.
Sé espiritual.
Ama a alguien. Sigue
tu ritmo. Juega a la vida.
Siente tu alma. Abraza a un árbol.
Sorpréndete.  Confía en tu intuición. AMAMADOULA 2011


viernes, 16 de diciembre de 2011

Inhibición farmacológica de la lactancia



Publicado por Patricia López Izquierdo (en gallego) en Bico de Leite.
Hay ciertas situaciones en las que tomar pastillas para cortar la leche resulta una buena opción, como  puede ser cuando una mujer hace unas horas que ha tenido a su bebé y no desea iniciar la lactancia materna.
En este caso, la cabergolina, que es el fármaco más ampliamente utilizado hoy en día para este propósito, causa una marcada reducción en el nivel de prolactina en la sangre , en la mayoría de los casos (aunque no siempre) impidiendo así el aumento de la producción de leche.
Sin embargo, es necesario señalar que:
  • Este medicamento no está exento de riesgos, y con frecuencia causa efectos secundarios como mareos, vómitos, dolor de cabeza e hipotensión. Estos efectos son generalmente atribuidos al post-parto inmediato y se confunde con el estado “normal”, sin serlo.
  • Toda mujer debe estar bien informada de los posibles riesgos de tomar este medicamento, a priori y durante el tiempo que lo esté tomando. Así como del peligro para la salud que significa suprimir la lactancia, a corto y largo plazo, para ella y su bebé.
Desafortunadamente, hay muchas otras circunstancias en las que se prescribe este medicamento a las madres, con el fin de suprimir la lactancia natural, aunque el éxito es dudoso.
Hay que tener en cuenta que una vez transcurridas las primeras semanas después del nacimiento, los niveles de prolactina, naturalmente, vuelven a la normalidad. La producción de leche estará regulada entonces por la succión del bebé y por el vaciamiento de la mama.
En ese momento la cabergolina tendrá por tanto poco o ningún efecto sobre la función de la glándula mamaria, y en la lactancia en sí. Las píldoras no tendrán el efecto deseado de “cortar la leche” (aunque puede tener otros efectos secundarios, y casi siempre en algún grado disminuirá la producción).
Con demasiada frecuencia vemos madres con ingurgitación y dolor, por la simple acumulación de leche después de tomar las píldoras que se supone que “eliminan la leche”.
Situaciones que se producen a menudo:
  • Mastitis: en estos casos es especialmente peligroso el destete o dejar de extraer leche. Es necesario seguir extrayendo la leche materna durante el proceso de curación, evitando la formación de abscesos. Este tipo de medicación ha de ser especialmente evitada en caso de mastitis.
  • Destete brusco: simplemente cuando la mujer expresa su deseo de dejar de amamantar “aquí y ahora” por mil y una razones, justificadas o no, se suele prescribir cabergolina con la idea de que la producción de leche desaparece inmediatamente sin mayor complicación… Entonces, viendo a las madres con los pechos hinchados y riesgo de mastitis por ingurgitación, junto con posibles efectos secundarios, el profesional que ha prescrito el medicamento, además de la madre, se suelen sentir desorientados  con lo que pasó contrario a sus expectativas.
Con el tiempo, en estos casos la leche acaba por desaparecer, pero al igual que lo haría sin la succión y estimulación en días o semanas,y sin tomar el medicamento.
Hay que recordar que destetar es un proceso que siempre debería hacerse gradualmente. No se necesita ningún medicamento y, sobre todo, es una decisión que la madre  ha de tomar libremente después de haber sido debidamente informada de todas las opciones posibles y las consecuencias de puede tener su decisión para ella y su bebé.

Patricia López Izquierdo, en Bico de Leite.

IBCLC (Consultora de Lactancia Certificada)


jueves, 8 de diciembre de 2011

Ansiedad durante el embarazo


La teoría de la programación fetal y el efecto de la ansiedad materna durante el embarazo en el neurodesarrollo infantil.

Desde la antigüedad se pensaba que el estado emocional de la madre embarazada podía afectar al feto. De hecho la mayoría de las embarazadas intuyen que su estado anímico influye en su bebé y cuando están estresadas suelen manifestar su preocupación por cómo afectará su nerviosismo al bebé. La hipótesis de que la ansiedad o el estrés materno durante el embarazo afectan al neurodesarrollo del bebé es antigua, pero sólo recientemente se han realizado estudios lo suficientemente amplios para contrastarla. En las dos últimas décadas una serie de estudios han permitido avanzar en la comprensión de los mecanismos por los que se produce dicho efecto. Los hallazgos han producido un cambio significativo en la psiquiatría perinatal, ya que si durante décadas se prestó mucha atención a los efectos de la depresión posparto en el desarrollo del lactante ahora se ha visto que el efecto de la ansiedad materna en el embarazo probablemente sea mucho más grave y duradero en el bebé de lo que se pensaba y sus efectos sobre el neurodesarrollo más severos que los de la depresión posparto. Diversos estudios han confirmado que el estrés materno durante el período fetal puede condicionar el desarrollo emocional y conductual del niño incluso hasta el inicio de la edad adulta.

Estudios sobre la ansiedad prenatal en humanos.

Los primeros estudios sobre el efecto del estrés y la ansiedad en el embarazo se centraron en observar las consecuencias del estrés en los resultados obstétricos. Así por ejemplo se sabe que las mujeres con acontecimientos vitales estresantes durante el primer trimestre del embarazo tienen un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo o de que su hijo tenga alteraciones congénitas por una alteración del desarrollo de la cresta neural, como por ejemplo el labio leporino. Los efectos más conocidos del estrés materno son el parto prematuro y bajo peso. En general, el hallazgo más repetido es que la ansiedad materna prenatal favorece el parto prematuro, efecto al parecer dosis dependiente.
También se ha estudiado ha observado la relación entre el estado emocional materno, el comportamiento fetal y la variabilidad de la frecuencia cardiaca fetal. A mayor estrés materno parece haber menor reactividad de la frecuencia fetal, lo que puede favorecer la conducta inhibida en la infancia.
Los principales estudios prospectivos sobre el efecto de la ansiedad materna en la conducta infantil han observado una asociación muy significativa entre la ansiedad materna en el tercer trimestre y las alteraciones de conducta y problemas emocionales en la primera infancia. Hay una relación directa entre el estado de ánimo materno y la conducta fetal observada en ecografías a partir de la semana 27 o 28 de la gestación.
Más de catorce estudios prospectivos independientes han hallado una relación entre la ansiedad materna prenatal y alteraciones cognitivas, conductuales y emocionales en los hijos. Esta relación persiste tras controlar el efecto de la depresión posparto y de otras variables del embarazo y puerperio En general estos resultados apoyan la hipótesis de la programación fetal.

Implicaciones de la teoría de la programación.

Aunque ya se conocía que la ansiedad materna puede provocar el parto prematuro o afectar al crecimiento intrauterino del bebé, las investigaciones más recientes demuestran que el estrés y la ansiedad de la madre pueden además tener repercusiones significativas sobre la salud mental infantil. En concreto parece probable que la ansiedad materna en la segunda mitad del embarazo puede producir cambios persistentes en el sistema de adaptación al estrés del niño (a nivel del eje hipotálamohipófisis-suprarrenal), cambios que lo harán más vulnerable e incrementarán considerablemente el riesgo de que padezca trastornos de conducta, emocionales o de hiperactividad. Este hallazgo por si mismo confirma la necesidad de prevenir, diagnosticar y tratar precozmente los trastornos de ansiedad en el embarazo. Desde luego que los motivos para ello no son sólo la prevención de las patologías mentales en el futuro niño, sino aliviar el mismo sufrimiento materno La ansiedad en el embarazo se asocia con un mayor numero de visitas al obstetra, visitas relacionadas con miedo al parto y a las contracciones.  Las madres con ansiedad prenatal tienen más cesáreas programadas y más anestesia epidural.  Hay una asociación entre la ansiedad prenatal y el incremento de las consultas y uso médico, incluyendo las cesáreas. Sin embargo poco se ha escrito sobre el potencial ansiógeno de las visitas obstétricas. En el mundo occidental donde se practica una obstetricia altamente medicalizada con un alto intervencionismo a lo largo del embarazo son muchas las mujeres que salen de las consultas preocupadas por resultados de ecografías, amniocentesis o analíticas, tras haber recibido información médica sobre la salud de su bebé y los posibles riesgos. Esta información a menudo es facilitada por personal con poca formación en los aspectos psicológicos y psiquiátricos del embarazo, por lo que es difícil para muchos profesionales imaginar el sufrimiento o preocupación que produce a muchas madres informaciones con poca o ninguna relevancia clínica, como son las medidas fetales u otras. Por eso resulta necesario insistir en la necesidad de evitar al máximo procedimientos diagnósticos innecesarios, ya que al problema de los falsos positivos se añade en este caso la gran preocupación que puede producir a la madre y las secuelas que ahora ya sabemos que ese estrés a mitad del embarazo puede producir sobre el desarrollo neurológico del bebé.


Dra. Ibone Olza Fernández
Psiquiatra infanto-juvenil