domingo, 25 de marzo de 2012

¿Cuándo nace el bebé?


Desde que te quedas embarazada tu profesional de la salud te dirá cuándo aproximadamente vas a dar a luz. Normalmente usan una ruedecita de papel que giran. En esta ruedecita se calcula la EDD (Estimated Date of Delivery o fecha estimada de nacimiento) basándose en la norma que estableció el Dr. Franz Karl Naegele, un alemán que nació en 1778. Es por eso que esta regla se llama Regla de Naegele.
Durante el siglo XIX se extendió su fórmula que calculaba la posible fecha de nacimiento basándose en el primer día del último ciclo o regla de la mujer. Esta regla se basa en las siguientes suposiciones:
§ que el ciclo en todas las mujeres tiene 28 días y que la fecundación se produce en el día 14 de ese ciclo
§ que el ciclo menstrual de la mujer dura de 3 a 5 días de sangrado
§ que todos los embarazos constan de 40 semanas
§ que la media de días por mes según el calendario gregoriano es de 30
Recientemente aparecieron los ecógrafos y en la primera ecografía en el primer trimestre se puede acotar esa fecha basándose en el tamaño y características del feto.
Estos cálculos también han sido probados como inexactos.
¿Entonces?
Entonces sólo un 3 o un 5 por ciento de las mujeres dan a luz en la fecha prevista. Hay bebés que son considerados prematuros cuando no lo son, mientras que hay otros que son obligados a venir a este mundo cuando aún no están preparados. Un bebé se considera que nace a término entre las semanas 38 y 42 de gestación según estas reglas.
¿Qué hacer?
Si eres la mamá o el papá, saber que la fecha es una aproximación y que, estando tod@s bien no es necesario ni agobiarse, ni intervenir, ni desesperarse si han pasado ya las 42 semanas de gestación que nos dan como límite.
Cada embarazo es único y cada mamá y cada bebé lo es. El bebé dirá cuándo es el momento. Si todo está bien no hay necesidad de precipitar, es momento de esperar ser feliz y disfrutar de ese embarazo.
Si eres profesional de la salud ten en mente que esto es así y sé todo lo flexible que puedas para no hacer daño a la mamá o al bebé por una cuestión de fechas. Si la mamá está cansada de estar embarazada o el profesional de la salud tiene planeada unas vacaciones, esos no son motivos para intervenir e inducir.
Feliz embarazo, dure lo que dure.
Y para los amantes del “¿de dónde te has sacado esto?”:
§ Mittendorf R, Williams MA, Berkey CS, Cotter PF. The length of uncomplicated human gestation. Obstet Gynecol 1990;75:929-32. PMID 2342739.
§ ^ Nguyen T, Larsen T, Engholm G, Møller H (1999). “Evaluation of ultrasound-estimated date of delivery in 17,450 spontaneous singleton births: do we need to modify Naegele’s rule?”. Ultrasound Obstet Gynecol14 (1): 23–8. doi:10.1046/j.1469-0705.1999.14010023.x. PMID 10461334.
§ ^ R .Klimek. Ethical issue – Authors personal responsibility for improper scales of obstetrical imaging Med Sci Monit, 1999; 5(1): 1-4
§ ^ use in obstetrics of quantum theory as well as modern technology to decrease the morbidity and mortality of newborns and mothers during iatrogenic induced delivery. R Klimek ; Neuroendocrinology Letters 2001; 22:5-8
§ ^ Women’s Health Today – Prediction of birthdate and newborns state page 245
§ ^ Shankar HS Ram, Ram S. Role of Echogenic Amniotic Fluid Particles and Optical Density in prediction of Respiratory Distress Syndrome and Labor. Internet J Med Update 2010 Jan;5(1):3-11.

lunes, 19 de marzo de 2012

El disparatado mundo de las mesas de parto

marzo 8, 2010 por elpartoesnuestro


Por Ángeles Cano
Primero el potro “clásico” o la mesa de parto. Y ahora las camas-hiper-multifuncionales-articuladas prometiendo el “parto vertical”; parte del discurso actual tan políticamente correcto. Más de lo mismo, pero cada vez mejor camuflado y más caro. (¡Menudo negocio! Por el precio de una de estas camas se podría adecuar más de una sala de parto en condiciones). 
El fin siempre es el mismo: se trata de ”controlar” a la mujer, tenerla (casi) inmovilizada… no vaya a ser que se le ocurra ponerse a andar y adoptar la postura que le pida el cuerpo para dilatar y parir mejor. Moverse para ayudar al bebé a bajar por el canal del parto. 
También se trata de “dominar la situación” (o más bien ¿dominar a la mujer?), para evitar que sea ella quien domine el espacio o tome el control sobre su propio cuerpo. Por muy moderna que sea la cama, la mujer suele estar en la postura más incómoda y humillante, que es a la vez la peor para parir. Alguna se llevó una sorpresa cuando de repente sacaron unos estribos ”escondidos” debajo de una cama aparentemente “normal” y “moderna”.
Todo esto también se traduce al lenguaje: hay profesionales que “hacen partos” en vez de “atender partos”.
Me parece “curioso” que fueran hombres los que inventaron las distintas mesas de parto y también hombres las que las “desarrollaron” a lo largo de los años… También fue un hombre el que hizo un intento de elaborar un Análisis biomecánico de la mesa de parto. Es un artículo absurdo, ya que falta lo básico de un análisis: cuestionarse la existencia de estas mesas de parto. Tan sólo habla de “hacerlo más cómodo” para la parturienta cuando en realidad la mesa de parto se ha inventado para la comodidad del profesional y para facilitar que el parto intervenido se convierta en una triste rutina. 
Un mobiliario adecuado puede ayudar a alejarnos de la idea de la sala de partos como taller mecánico. Un taller en el que entran madres “estropeadas” a punto de ser “arregladas” al extraerles sus bebés.