lunes, 28 de mayo de 2012

7 de junio: Día Mundial por los derechos del Nacimiento




La Plataforma pro Derechos del Nacimiento estableció el día 7 de junio para celebrar  el  Día Mundial por los Derechos del Nacimiento. Está constituida por un grupo de personas, profesionales de diversos campos, padres... que tienen entre sus objetivos procurar que los nuevos "ciudadanos" entren en el mundo de la forma menos traumática posible.
Quiero señalar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud acerca del cuidado perinatal y  para establecer un buen contacto entre madre e hijo:


Recomendaciones extraídas de un informe sobre Tecnologías de Parto Apropiadas publicado por la OMS en abril de 1985.

Estas recomendaciones tienen por base el principio de que cada mujer tiene el derecho fundamental de recibir atención prenatal apropiada; que la mujer tiene un papel central en todos los aspectos de esta atención, incluso participar en la planificación, realización y evaluación de la atención; y que los factores sociales, emocionales y psicológicos son decisivos en la compresión e instrumentación de la atención prenatal apropiada.

1. Toda la comunidad debe ser informada sobre los diversos procedimientos que constituyen la atención del parto, a fin de que cada mujer pueda elegir el tipo de atención que prefiera.

2. Debe fomentarse la capacitación de obstétricas o matronas profesionales. Esta profesión deberá encargarse de la atención durante los embarazos y partos normales, así como del puerperio.

3. Debe darse a conocer entre el público servido por los hospitales información sobre las prácticas de los mismos en materia de partos (porcentajes de cesáreas, etc.)

4. No existe justificación en ninguna región geográfica para que más de un 10 al 15% sean por cesárea.

5. No existen pruebas de que se requiera cesárea después de una cesárea anterior transversa del segmento inferior. Por lo general deben favorecerse los partos vaginales después de cesáreas, donde quiera que se cuente con un servicio quirúrgico de urgencia.

6. No existen pruebas de que la vigilancia electrónica del feto durante el trabajo de parto normal tenga efectos positivos en el resultado del embarazo.

7. No está indicado el afeitado de la región pública ni los enemas preparto.

8. Las embarazadas no deben ser colocadas en posición de litotomía (acostada boca arriba) durante el trabajo de parto ni el parto. Se las debe animar a caminar durante el trabajo de parto y cada mujer debe decidir libremente la posición que quiere asumir durante el parto.

9. No se justifica el uso rutinario de la episiotomía (incisión para ampliar la abertura vaginal)

10. No deben inducirse (iniciarse por medios artificiales) los partos por conveniencia. La inducción del parto debe limitarse a determinadas indicaciones médicas. Ninguna región geográfica debe tener un índice de trabajos de parto inducidos mayor al 10%.

11. Debe evitarse durante el parto la administración por rutina de fármacos analgésicos o anestésicos que no se requieran específicamente para corregir o evitar una complicación en el parto.

12. No se justifica científicamente la ruptura artificial de membranas por rutina.

13. El neonato sano debe permanecer con la madre cuando así lo permita el estado de ambos. Ningún procedimiento de observación del recién nacido justifica la separación de la madre.

14. Debe fomentarse el inicio inmediato del amamantamiento, inclusive antes de que la madre salga de la sala de partos.

15. Deben identificarse las unidades de atención obstétricas que no aceptan ciegamente toda tecnología y que respetan los aspectos emocionales, psicológicos y sociales del nacimiento. Deben fomentarse las unidades de este tipo y los procedimientos que las han llevado a adoptar su actitud deben estudiarse, a fin de que sirvan de modelos para impulsar actitudes similares en otros centros e influir en las opiniones obstétricas en todo el país.

16. Los gobiernos deben considerar la elaboración de normas que permitan el uso de nuevas tecnologías de parto sólo después de una evaluación adecuada.


DECÁLOGO DE LOS DERECHOS DEL NACIMIENTO



1º El bebé tiene derecho al reconocimiento de su capacidad física y emocional, en su vida intrauterina y extrauterina y, especialmente, durante el tránsito entre ambas.

2º El bebé intraútero tiene derecho a que el bienestar emocional de su madre no sea alterado por un exceso y abuso de controles durante la gestación.

3º El bebé y su madre tienen derecho a que se respeten el momento, ritmo, ambiente y compañía en el parto-nacimiento y a que el mismo transcurra de forma fisiológica. Un bebé y madre sanos tienen derecho a no ser tratados como enfermos.

4º El bebé y su madre tienen derecho a intimidad y respeto antes, durante y después del nacimiento-parto.

5º El bebé y su madre tienen derecho a permanecer juntos en las horas y días siguientes al nacimiento. Ninguna exploración ni estancia hospitalaria justifica la separación de ambos.

6º El bebé tiene derecho a disfrutar de lactancia materna a demanda, al menos, durante el primer año. A que durante su estancia en hospital se respeten los "10 pasos para una lactancia feliz" establecidos por UNICEF y la OMS y recomendados por la Asociación Española de Pediatría.

7º El bebé tiene derecho a ser atendido personalmente por su madre, como mínimo, durante el primer año. La madre tiene derecho a disfrutar del contacto íntimo con su bebé cuanto crea necesario.

8º El bebé prematuro tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre hasta que adquiera el peso y las condiciones óptimas de salud. Ninguna unidad de neonatología es más saludable para el bebé que la piel materna.

9º El bebé tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre durante los primeros meses de vida extrauterina. El contacto cuerpo a cuerpo es vital para instaurar en él la seguridad y la confianza.

10º El bebé tiene derecho a que sean sus padres quienes personalmente tomen las decisiones y quienes para ello busquen la información relacionada con su bienestar.


sábado, 26 de mayo de 2012

Sobre la oxitocina sintética


Estoy convencida de que con la información en la mano se pueden tomar las decisiones más adecuadas. Hoy en día, desde la cultura del "no dolor", muchas mujeres lo primero que piensan al quedarse embarazadas es en no enterarse de nada a la hora de parir y alaban, sin tener los suficientes conocimientos, los supuestos "beneficios" que les aporta la anestesia epidural. Y está bien, cada cual que elija, pero veamos que nos cuentan las compañeras de El Parto Es Nuestro, porque no es oro todo lo que reluce...


Leyes antidopaje … ¿Y qué pasa con el parto? Por Marina
 EFECTOS SECUNDARIOS:  Cuando la oxitocina se utiliza por perfusión i.v. para la inducción al parto o la estimulación de las contracciones, su administración a dosis demasiado elevadas produce una sobreestimulación uterina que puede causar sufrimiento fetal, asfixia y muerte, o puede conducir a hipertonicidad, tetania o ruptura uterina. Se ha señalado intoxicación acuosa asociada a hiponatremia materna y neonatal en casos en donde se han administrado altas dosis de oxitocina junto con grandes cantidades de líquido exento de electrolitos durante un período prolongado de tiempo (véanse “Precauciones”). La inyección intravenosa rápida de oxitocina a dosis de varias UI puede provocar una hipotensión aguda de breve duración acompañada de rubefacción y taquicardia refleja. Con uno u otro modo de administración, la oxitocina puede ocasionalmente causar náuseas, vómitos o arritmias cardiacas. En algunos casos se han señalado erupciones cutáneas y reacciones anafilactoides asociadas a disnea, hipotensión o shock.
 PRECAUCIONES La inducción al parto por medio de la oxitocina deberá efectuarse cuando esté estrictamente indicada por razones médicas y no por conveniencia. Se administrará sólo en condiciones hospitalarias y bajo control médico. Administrado para la inducción al parto o estimulación de las contracciones, la oxitocina sintética  sólo debe aplicarse como perfusión i.v. gota a gota y nunca por inyección rápida subcutánea, intramuscular o intravenosa. Es importante una vigilancia prudente de la frecuencia cardíaca fetal y de la motilidad uterina (frecuencia, intensidad y duración de las contracciones) a fin de poder adaptar la dosis a la respuesta individual. Cuando la oxitocina sintética  se administra para la inducción al parto o estimulación de las contracciones, se requiere particular atención en presencia de desproporción cefalopélvica límite, de inercia uterina secundaria, de grados leves o moderados de hipertensión inducida por el embarazo o de cardiopatías, así como en pacientes mayores de 35 años de edad o con antecedentes de operación cesárea del segmento uterino inferior. En el caso de muerte fetal intrauterina y/o en presencia de meconio en el líquido amniótico, se debe evitar un parto agitado, ya que puede provocar embolia de líquido amniótico. Como la oxitocina posee una ligera actividad antidiurética, su administración intravenosa prolongada a dosis altas junto con grandes volúmenes de líquido, como puede ocurrir en el tratamiento del aborto inevitable o fallido con feto muerto, o en el tratamiento de la hemorragia postparto, puede provocar intoxicación asociada a hiponatremia. A fin de evitar esta complicación rara, se deberán observar las siguientes precauciones siempre que se administren altas dosis de oxitocina durante un tiempo prolongado: se debe utilizar un diluyente que contenga electrolitos (no dextrosa); el volumen del líquido perfundido debe ser reducido (perfundiendo oxitocina a una concentración más alta que la recomendada para la inducción al parto o estimulación de las contracciones); la ingestión bucal de líquidos debe ser restringida; se debe llevar un control del equilibrio de líquidos y se deben medir los electrolitos séricos cuando se sospecha un desequilibrio electrolítico. Cuando se administra oxitocina sintética para la prevención o tratamiento de la hemorragia uterina, se debe evitar una inyección intravenosa rápida, ya que puede provocar una caída aguda, de breve duración, de la presión arterial.
 SOBREDOSIFICACION: Los síntomas y las consecuencias de la sobredosificación son los mencionados bajo “Efectos secundarios”. Además, como consecuencia de la sobreestimulación uterina se han señalado abrupción de la placenta y/o embolia de líquido amniótico.

lunes, 21 de mayo de 2012

Semana Mundial por el PARTO RESPETADO



Del 21 al 27 de mayo se celebra la Semana Mundial del Parto Respetado.  El lema de este año es Nacimiento y economía. Se realizaran una serie de actos, entre ellos la proyección de un documental titulado “El negocio del nacimiento” (TheBusiness of being born)

Las proyecciones en Valencia serán estos días y en estos lugares

Día 24 de mayo a la 12:00 horas
Escuela Universitaria  de Enfermería  Universitat de Valencia
Bulevar Sur, s/n
46026 – Valencia

Día 25 de mayo a las 18:00 horas
Facultad de Psicología  Universitat de Valencia
Avda. Blasco Ibáñez, 21
46010 – Valencia

Podéis encontrar más información en El Parto es Nuestro.

jueves, 10 de mayo de 2012

Entrevista a Yolanda González, Psicóloga .



Entrevista realizada a la Psícologa Yolanda González. Vale la pena sentarse y escucharla. Habla muy claro respecto a muchos conceptos equivocados respecto a la crianza, a los niños.
Sus palabras hablan de amor y de comprensión, de compañía y de empatía, hablan de RESPETO. Os dejo el enlace



Parto: Información para poder decidir con libertad


Todavía son muchas las mujeres que estando cerca el momento, no saben donde van a parir.  Las diferencias entre hacerlo en un hospital u otro, pueden llegar a ser definitivas para la madre y para el bebé.  Tengamos en cuenta que el nacimiento puede marcar de por vida a ambos  Veamos que nos cuentan desde la asociación de El Parto Es Nuestro en este interesante artículo.

Por Adela Recio Alcaide

La atención al parto en España varía increíblemente de unos hospitales a otros. ¿Cómo decidir entre uno u otro?
Esta variabilidad es tan cierta como injustificada. ¿Cómo es posible que en el País Vasco se hagan un 15% de cesáreas y en el la Comunidad Valenciana un 31%? ¿O que en el Hospital HUCA de Oviedo se haga un 90% de episiotomías y en el de Jarrio (también en Asturias) un 8%? ¿Por qué en el 12 de Octubre de Madrid la unidad neonatal está abierta 24 horas a los padres y en la Clínica Santa Elena de Madrid la madre sólo puede entrar a la sala de neonatos y estar con su bebé 4 míseras horas al día? 
No hay causa médica que pueda explicar estas diferencias, no hay justificación desde el punto de vista de la salud. Son diferencias que deberían desaparecer con la adecuada formación de los profesionales que atienden en los distintos hospitales y la correcta implantación de las recomendaciones de la Estrategia de Atención al Parto Normal del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

martes, 1 de mayo de 2012

Baby Boom: un “reality show” más.



Lo encontré por casualidad, haciendo zapeo. No tenía conocimiento de que se iba a estrenar este programa y parece que es una copia de uno que se realiza en otro país. En cualquier caso, me pareció espantoso.  Es más, terminé de verlo con malestar de estómago, con una mezcla de dolor y rabia al ver algo que no tiene que ver con la manera que debería de ser un parto natural y respetado.

Al principio estaba expectativa, no sabía cómo lo iban a enfocar, aunque sí tenía claro que poco se ajustaría a lo que para mí (y para cada vez más mujeres) es un parto, si no lo más natural posible, cuanto menos respetado.

    Me entristeció ver cómo se infantiliza a las mujeres, cómo se toma a mofa el peso adquirido durante el embarazo o la gordura de la madre que está pariendo.
    Me causó desazón ver cómo dirigen la respiración, cómo dirigen los pujos a las madres durante el momento del nacimiento.
    Me supuso una tensión muscular ver cómo las mujeres estaban tantas horas tumbadas, sin libertad de movimiento, incluso una de ellas con las piernas atadas.
    No pude evitar la sensación de soledad de la chica que, presa del pánico, gritaba, lloraba y decía que se iba a romper… que no podía más, sin que nadie le dirigiera una palabra de cariño, un abrazo consolador.  Con espetarle que estaba “descontrolada” ya supondrían haber cubierto su necesidad emocional.
    Sentí la desinformación con la que estaban los acompañantes, esos padres que, a la espera de sus hijos hacían lo que buenamente sabían: mojar los labios de sus mujeres con una gasa porque seguramente no sabían que podrían haberles dado un vaso de agua…
    Vi la deshumanización del personal sanitario, las continuas idas y venidas con el comentario gracioso, la prisa por terminar, la sibilina presión para que una mujer en su tercer parto y convencida de no querer anestesia epidural, acceda a ponérsela porque la asustan con  lo difícil que será parir a un niño tan grande como el suyo…
    Y no digamos del ambiente ruidoso, con exceso de luz, con falta de intimidad...

No culpo al personal que hace el programa, seguramente no tienen ni idea de lo que es un parto natural y respetado. Me duele ver cómo las mujeres llegan a estos momentos tan decisivos con tan poca información respecto a su cuerpo y al proceso del nacimiento.

Y me cabrea (lamento utilizar esta palabra, no es mi estilo) ver como en algunos hospitales y todavía el personal sanitario, hace caso omiso a  la Estrategia de atención para un parto normal en el SNS  que es lo que marca la OMS y lo mínimo que se debería de tener en cuenta para la madre y para su bebé.

En fin, sigo estando convencida de que la información es poder, y en un caso como éste donde lo que está en juego es la vida y el bienestar físico y emocional de dos personas (madre-bebé) considero que es imprescindible, porque una mujer informada es una mujer confiada, segura y poderosa. 
Y de eso se trata.