lunes, 9 de julio de 2012

Buscar la ayuda de una Doula



Estupendo este artículo de María Arroyo sobre las Doulas. Os invito a que lo leías y reflexionéis sobre el tema.  Es mejor informarse antes y luego cada cual que decida lo que le pueda interesar.

Antes de que los bebés nacieran en hospitales, y de que los ginecólogos controlaran el proceso del embarazo, la red de mujeres que rodeaban a la gestante (madres, amigas, vecinas) le proporcionaba la información y conocimientos necesarios, principalmente a base de las experiencias vividas.

En la sociedad actual, esta transmisión se ha perdido y las mujeres se enfrentan a la maternidad solas y sin referentes cercanos. Por eso, ha surgido la figura de la doula, mujeres que acompañan durante el embarazo, el parto y el posparto informando de todo lo necesario

¿Qué es una doula?

“Las doulas, nos explica María Arroyo –doula en Madrid y responsable de la web www.doulas.es  son mujeres, en su mayoría madres, que acompañan durante el embarazo, el parto y el posparto. Su labor fundamental es proporcionar información y dar apoyo, tanto físico como emocional, durante estas etapas, para ayudar a conseguir una vivencia gozosa de la maternidad. Se trata de brindar el apoyo que tradicionalmente se obtenía mediante una red de mujeres y que actualmente se está perdiendo”.

La doula te ayudará a vivir un embarazo consciente, te informará sobre las distintas opciones de parto, te enseñará a confiar en tu cuerpo, invitándote a ser la verdadera protagonista del parto junto con tu bebé, y será tu apoyo incondicional durante el parto y el puerperio, acompañándote en la búsqueda de la mamá que llevas en tu interior, y que es la mejor madre para ese bebé.

“Nosotras –cuenta María- abogamos por un sistema de atención al parto en el que se permita a las mujeres tener mayor capacidad de decisión sobre sus propios cuerpos durante el proceso de parto, en el que se humanice la relación entre los padres y el personal médico. La clave está en que las mujeres tengan la información suficiente y las posibilidades reales para poder escoger una opción de parto que les permita disfrutar y ser las protagonistas, junto con sus bebés y parejas, de un momento de gran intensidad emocional para todos ellos”.


¿Cómo surgió la iniciativa doulas?

La figura de la doula –puntualiza María- apareció en EE UU a raíz del estudio “Mothering the mother” realizado por Klaus y Kennell en 1993. En este estudio, se comprobó que las mujeres que contaban con el apoyo de otra mujer con unas nociones básicas sobre el nacimiento presentaban un menor índice de cesáreas, una reducción en la duración del trabajo de parto, menor necesidad de solicitar analgesia, etc. Además, se comprobó que estas madres tenían un menor nivel de ansiedad en el posparto, se mostraron mucho más seguras en su relación con el bebé, tuvieron un mayor éxito duración de la lactancia y se sintieron, en general, más satisfechas respecto a la experiencia del parto y posparto inmediato.

Tradicionalmente, los conocimientos sobre el embarazo, parto y puerperio, se transmitían de madres a hijas, o entre mujeres de la misma familia o del mismo pueblo. Estos conocimientos no se referían sólo a la fisiología, sino a las necesidades emocionales: los distintos estados de ánimo, miedos, incertidumbres...

En la sociedad actual, las redes de apoyo entre mujeres se han diluido en gran medida. Por un lado, la familia nuclear hace que sea una pareja sola la que afronte la etapa de maternidad. Por otro lado, el aumento de la movilidad laboral hace que la pareja está alejada de su familia o amigos más íntimos. En general, hoy en día las mujeres se enfrentan a la maternidad solas y sin referentes cercanos, dentro de una sociedad en que la maternidad está bastante desvalorada y superficializada.

Este conjunto de cosas hace que las experiencias que se suelen compartir entre madres, en el parque o a la salida de guarderías y colegios, pasen por alto sensaciones profundas y reales como los sentimientos contradictorios ante el embarazo (la inmensa alegría que supone la noticia del embarazo, lleva asociada sentimientos de temor, de inseguridad respecto al momento, a la capacidad de salir a delante), frustraciones por partos que no resultaron el momento emotivo y milagroso que se esperaba (mala información antes y durante el mismo, sentimientos de indefensión, de maltrato por el empleo de prácticas agresivas contra la madre o el bebé), lactancias fracasadas y, en general, desconcierto porque parece que ninguna otra mujer sintió antes algo parecido.

Las primeras doulas en España comenzaron a trabajar a finales de los 90. En los últimos años, la demanda de mujeres que solicitan sus servicios está aumentando considerablemente.


¿Cómo ser una doula?

Actualmente –explica María Arroyo- no existe una formación reglada en España. Sin embargo, desde hace varios años, se imparten cursos reconocidos por otras asociaciones extranjeras de doulas y en los que participan obstetras y terapeutas como Michel Odent, Liliana Lammers o Laura Gutman. Su formación abarca conocimientos sobre fisiología del embarazo, parto y puerperio, de puericultura, lactancia, educación prenatal...

Si bien no existe ningún requisito específico para formarse como doula, es un trabajo que requiere de una gran sensibilidad, capacidad de empatizar y, sobre todo, de gran discreción para acompañar todo el proceso respetando los deseos y necesidades de la pareja y reforzando la confianza en ellos mismos.


¿Cómo ayudan a las embarazadas?

Estudios científicos han demostrado que el apoyo emocional que aporta la doula se traduce en resultados sobre el desarrollo del parto tan importantes como los siguientes:

Durante el trabajo de parto y el parto:

• reducción de las tasa de cesáreas en un 50%.

• reducción de la duración del trabajo de parto en un 25%.

• reducción de las peticiones de epidural en un 60%.

• reducción de un 30% en el uso de analgesia.

• reducción de un 40% en el empleo de fórceps.

Durante el posparto, las mujeres que contaron con el apoyo de una doula 6 semanas después del parto mostraron:

• menos ansiedad y depresión posparto.

• mayor confianza con su bebé.

• mayor satisfacción (un 71% de casos frente al 30% de los casos estudiados que no contaron con la presencia de una doula).

• mayor probabilidad de una lactancia exitosa (52% frente a 29%).

Para Mariana, que dio a luz con la ayuda de una doula, “el apoyo de ésta nos permitió hacer que la parte del parto que transcurrió en el hospital fuese lo más natural y agradable dentro de los límites posibles. Estoy muy feliz de haber logrado tener un parto natural después de haber tenido una cesárea previa. Estoy segura de que no lo hubiese logrado sin el apoyo de mi doula”.


¿Cómo son los cursos de ayuda?

Normalmente, explica María Arroyo, las doulas trabajamos mediante entrevistas personales con las parejas que solicitan nuestros servicios. En estas entrevistas les damos la información necesaria para ayudarles a elegir la opción de parto que más se adecúa a sus deseos, su forma de ser y sus necesidades.

Se suelen realizar varias entrevistas antes del alumbramiento, para poder establecer una relación de confianza, que permita reconocer las necesidades de la madre durante el parto y darle el apoyo que necesite. Se trabaja para que ellas mismas sean capaces de reconocer dichas necesidades y de confiar en su instinto y en su propio cuerpo de cara al proceso que van a llevar a cabo.

El acompañamiento que se hace durante el posparto depende de las necesidades de la madre. Puede ceñirse a un par de visitas o bien tratarse de un acompañamiento más prolongado durante los primeros meses de vida del bebé. Es por esta razón que suele haber doulas especializadas en partos y otras en pospartos.

Por otra parte, hay doulas con una formación complementaria que realizan cursos específicos para embarazadas y mamás con bebés pequeños, por ejemplo, de yoga, de masaje, de reflexología, etc.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece decir algo, hazlo. Tras ser revisado, tu comentario será publicado. O no...
Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario.